Salpa maxima, una gran desconocida

En esta nueva entrada os traigo como protagonista a un ejemplar de Salpa maxima (Forsskål, 1775), localizado en la costa de Salobreña, en la provincia de Granada (España) a 50 metros de la costa y a unos 2m de profundidad. Las condiciones de gran visibilidad facilitaron localizarlo mientras hacía fotos a un cardumen de caballas que se alimentaban en la superficie. El vídeo que os inserto a continuación ha llamado la atención de aquellos que lo habéis visto, e indagando he llegado a la conclusión de que Salpa máxima es una gran desconocida.

Es la primera vez que tengo un encuentro con esta especie y tomé las precauciones necesarias al desconocer en ese momento su grado de peligrosidad; en este caso carece de ella.

En cualquier caso las prácticas de buceo sostenible aconsejan introducirse en el medio como un mero observador y disfrutar fijándonos en el comportamiento, características y biología, sin molestar a la fauna ni provocar impactos en el medio. Sostenible porque el “bicho” pretende continuar con su ciclo vital al día siguiente, no necesita que nadie lo exhiba exprimiéndolo bajo el surrealista titular “el increíble pez transparente” y cosas similares; sostenible porque desempeña un papel en su ecosistema y sostenible para que las generaciones futuras puedan seguir contando con su presencia. Esto es importante dada la presión a la que están sometidos los ecosistemas costeros.

Al contrario de lo que puede parecer no se trata ni de una medusa (filo Cnidaria) ni de un ctenóforo (filo Ctenophora); pertenece a los urocordados o tunicados (unas 3.000 especies). Dentro de los urocordados se encuentran las salpas.

El ejemplar que nos ocupa mide unos 30 cm; es solitario aunque también pueden encontrarse en colonias formando cadenas de varios ejemplares. Es transparente y gelatinoso, carece de tentáculos y tiene dos aberturas o sifones, una en cada extremo a través de la cuáles por movimientos contráctiles origina la corriente necesaria para desplazarse. No obstante el movimiento es lento como a la deriva.

salpa grafico

 

Pueden apreciarse los haces musculares como anillos a lo largo de la túnica; es una especie planctónica y el aparato digestivo de un color rojizo contrasta con el resto de la morfología. El sifón posterior termina coronado por dos extensiones a modo de cuernos que son característicos de la especie.

Lo más llamativo es el cordón interior ligeramente luminiscente, que cobra una mayor viveza al buscar un plano que recoja los rayos de luz a su través, son salpas de menor tamaño, formando una cadena en el interior.

Según la web del proyecto Jellyfish Research South Spain (http://jellyfishresearchsouthspain.moonfruit.com/) suelen verse entre primavera y otoño y puede alcanzar los 60cm de longitud.

Una primera identificación me la facilitaron a través del correo electrónico del proyecto, a quienes remití una imagen. El proyecto en parte se alimenta de la colaboración de quienes informan de este tipo de avistamientos.

Posteriormente fue identificada por un experto en biodiversidadvirtual.org, os dejo enlace a la ficha.

Taxonomía:

  • Filo: Urochorda

  • Subfilo: Tunicata

  • Infrafilo: Thalida

  • Clase: Thaliacea

  • Orden: Salpida

  • Familia: Salpidae

  • Género: Salpa

(Fuente: http://iberfauna.mncn.csic.es/showficha.aspx?rank=J&idtax=1217 )

En las imágenes podéis observar una vista en detalle del sifón anterior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a la taxonomía R.C Brusca y G.J. Brusca sitúan Urochorda como un subfilo dentro de Chordata, mientras que el banco de datos de Iberfauna (CSIC) y Biodiversidadvirtual hacen distinción entre el filo Chordata y el filo Urochorda.

Respecto a la biología Mojetta y Ghisotti, en la Guía de flora y fauna del Mediterráneo describen la reproducción de la especie Thalia democratica (fam. Salpidae); el huevo fecundado origina un individuo asexuado, del cuál por gemación se forman individuos sexuados hermafroditas que forman una cadena; dentro de cada individuo vuelve a fecundarse un huevo comenzando de nuevo el ciclo.

Otra de las peculiaridades, según algunas publicaciones, es que de algún modo Salpa maxima tiene una gran capacidad para fijar CO2 y depositarlo en el lecho marino, lo cuál podría tener supuestamente algunas aplicaciones, aunque teóricas, para reducir el calentamiento global.

Espero haber contribuido, aunque brevemente, a que se conozca un poco más una criatura tan fascinante.

Autor: Javier de los Reyes @jareyme

Más vídeos de Ecopixeladas

Bibliografía

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biodiversidad, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s