Belleza blanca e inhóspita

El Mar de Ontígola amanece en un silencio nada habitual tras el paso del temporal Filomena que cubrió todo de nieve y hielo a su paso por la Península Ibérica. Las asombrosas predicciones se cumplieron al pie de la letra, dejando una cubierta blanca que parecía perenne y unos registros de bajas temperaturas como algunos no habíamos vivido ni sentido salvo en alta montaña.

No se oyen los habituales sonidos de alarma de las aves cuando perciben un intruso, ni se las ve entre los juncos zambulléndose en busca de alimento, y al levantar la vista no se recorta la silueta de ninguna rapaz.

Una garcilla bueyera sobre la nieve, quieta, vencida por el frío y la falta de alimento nos da la bienvenida. El paisaje blanco, bello y helado cobra entonces otro sentido.

Agradecimientos: José Álvarez Díez, @Gomecello por identificación de las aves.

Por Javier de los Reyes

@jareyme

Acerca de Javier de los Reyes

Environmental photography & video
Esta entrada fue publicada en Biodiversidad, Espacios Naturales, Meteorología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .